Djenné

MALI

DJENNÉ EN MALI

Esta vez nos vamos a Mali, a la casi isla de Djenné, lugar de encuentro de las antiguas caravanas de sal. Fue también un importante centro de estudios coránicos. Y además, fue un conocido refugio para malos, regulares y mediopensionistas. Vamos, un reclamo imposible de ignorar.

Allí se encuentra uno de los vestigios de ese África que siempre busco y hace tanto que desapareció para siempre, la Gran Mezquita, el edificio de barro más grande del mundo. Cada año, las lluvias y las inundaciones del río Bani se llevan gran parte del barro de la fachada, así que coincidiendo con el último día del Ramadán tiene lugar la fiesta del enlucido, en la que los habitantes de la ciudad reponen las capas de barro perdidas. Un espectáculo...

También es especial visitarlo los días de mercado. Cada lunes, la plaza frente a la mezquita, se convierte en un agitado mar de gente bajo el sol abrasador del desierto. Tuaregs con largos turbantes azules (tagelmust) se mezclan con fulanis y bozos entre rebaños de ovejas, aromas exóticos y un centenar de lenguas diferentes que impregnan el aire. Y por supuesto nunca falta algún turista simpson en cholas y bermudas, despistado, ignorante que los malos de las barbas largas no andan lejos...

        Más lugares...